PATATAS a la IMPORTANCIA (con lomo y butifarra)

 

Hoy una deliciosas patatas a la importancia,. Una rica receta que tanto nos va a servir como único plato u como una estupenda guarnición. Hoy, una recetas de esas que guisaremos como hacían nuestras abuelas, que con su entrañable sabiduría y buen hacer, menudo legado nos han dejado.

Vamos a acompañarlas con lomo de cerdo y unas butifarras (longanizas) que corrian por la nevera.  Córtalas más o menos del mismo grosor y así asegurarás una cocción homogénea. Están buenísimas y con el guisado posterior, súper tiernas. El resultado merece la pena.

Son muy sencillas de hacer. Grandes y pequeños van a disfrutar de lo lindo. Estas patatas a la importancia están riquísimas recién hechas y bien calentitas. No te preocupes si tienes que dejarlas ya hechas. Solo tienes que parar la cocción un rato antes y dejarlas tapadas. Termínalas después y van a salir a la mesa como si estuvieran recién hechas. Asegúrate que te quede líquido antes de pararlas.

Como ya te he comentado estas patatas a la importancia son un excelente primer plato pero también combinan a la perfección con pescado y carnes. Esa capita que se ha formado al freírlas es lo más y con el guisado queda blandita y sabrosísima. Quedan de auténtico escándalo.


PATATAS a la IMPORTANCIA          (con lomo y butifarra)


INGREDIENTES

(2 raciones / 50 minutos)

 

·         2 patatas grandes

·         1 butifarras

·         4 trozos de lomo grueso

·         1/2 cebolla

·         1 huevo

·         Harina

·         200 ml de Caldo / Fondo de ave

·         Orégano y tomillo seco

 

ESPAGUETIS con BOLOÑESA de LENTEJAS

Como una imagen vale más que mil palabras, te dejo un vídeo para que veas como lo he hecho. Si es de tu agrado, NO olvides SUSCRIBIRTE, COMPARTIR y OPINAR. Dime si te ha gustado 👍 .

Es gratis y no te compromete a nada


PREPARACIÓN

1.    Lavamos y pelamos las patatas. Cortamos en rodajas gruesas de 1 cms de grosor más o menos. Aseguramos que sean todas del mismo tamaño para que cuezan homogéneamente.

2.    Salpimentamos y vamos pasando las rodajas de patata, primero por harina, sacudiendo el exceso que puedan tener y luego por huevo batido.

TRUCO: Enharina primero todas las patatas, incluidos los bordes y ve reservándolas en un plato. Sigue con la receta cuando hayas hecho este paso. Así evitas pringarte y lavarle las manos, tropecientas veces.

3.    Una vez enharinadas, batimos el huevo y ponemos aceite a calentar en una sartén.

4.    Cuando adquiera temperatura, vamos pasando las rodajas por el huevo batido y seguido a la sartén. Iremos friéndolas por ambas caras hasta que adquieran este doradito tan chulo. Tres o cuatro minutos por cara serán suficientes. Recuerda que el aceite no tiene que humear.

5.    Cuando estén doradas por ambos lados sacamos y vamos colocándolas sobre un plato con papel de cocina para que recoja el exceso de aceite. Hazlo por tandas. También puedes echarles un poco de sal por encima o dentro del huevo batido.

6.    Vamos ya por la segunda parte. Ahora toca guisar las patatas junto con la carne.

7.    Pelamos y rallamos la cebolla. Si te gusta con trocitos, hazlo a tu manera. Resérvala.

8.    Troceamos el lomo y la butifarra (longaniza) en trozos de bocado. Salpimentamos el lomo.

9.    En una cazuela, con un poco de aceite y a fuego fuerte,  empezamos friendo y marcando los trozos de lomo. Cuando estén bien dorados, retiramos a un plato y hacemos lo mismo con la butifarra. No hace falta que estén bien fritos. Solo queremos marcarlos. Acabaran de cocinarse luego junto a las patatas.

10. En ese misma cazuela y sin limpiar los restos de carne, sofreímos la cebolla. Puede ponerle un ajito, también troceado, si te apetece.

11. Cuando esté bien pochadito, agregamos el orégano y dejamos que se tueste un poquito.

12. Sin dejar que se queme, añadimos la cucharada de harina y seguimos removiendo hasta que quede bien integrada.

13. Y seguidamente la mitad del caldo preparado. Unos 100 ml. Removemos y dejamos que se vaya formado una salsita.

14. Volvemos de nuevo la carne a la cazuela (no te olvides de sus jugos) y acomodamos por encima, las rodajas de patata. Vamos a intentar no amontonarlas unas encima de las otras.

15. Si vemos que nos falta caldo, agregamos los otros 100 ml.

16. Cuando empiece a borbotear, aseguramos que el fuego esté suave y dejamos que cuezan una media horita. No revemos ni damos la vuelta. No queremos romper las patatas. Solo sacude la cazuela.

17. Estará listo cuando al pinchar las patatas, estas no ofrezcan resistencia a la punta del tenedor o cuchillo. Si vez que necesita más caldo, no dudes en añadirle un poco más. Probamos por si tenemos que rectificar de sal.

18. Servimos recién hecho y bien calentito. ¡A disfrutar! Buen provecho


Si quieres conocer muchas más recetas visita y suscribete a mi grupo de cocina. 
Ni en los mejores restaurantes comerás mejor. 
TRASTEAMOS EN MI COCINA?







Recuerda que puedes suscribirte y compartir, si es de tu agrado.
Un dedito arriba, si te ha gustado, tampoco estaría mal.)




Puedes seguirme en FacebookInstagramTelegramTwitterYoutubePinterest y Cookpad
Encontrarás los enlaces en la página principal.  ¡Búscame!

Nos vemos en la próxima receta

Comentarios