lunes, 9 de mayo de 2016

FARTONS

"En Valencia no hay horchata sin fartons"



Se trata de unos bollos alargados finos, de textura blanda y recubiertos con un glaseado de azúcar. Aunque originariamente se crearon para mojar en la horchata, no dejéis de probarlos con bebidas calientes. Combina de maravilla con el chocolate a la taza o simplemente, con un vaso de leche.








FARTONS


INGREDIENTES

Para la masa

  • 450 grs de harina de fuerza
  • 50 ml de agua fría
  • 50 ml de leche 
  • 100 ml de aceite de girasol
  • 25 grs de levadura fresca
  • 2 huevos
  • 100 grs de azúcar blanco
  • una pizca de sal

Para el glaseado

  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 1 cucharadita de postre de agua




PREPARACIÓN

  1. En un bol apto para el microondas pondremos a templar la leche. Retiraremos y añadiremos la levadura desmenuzada y dejaremos 10 minutos para que se active. Tenemos que conseguir una espuma encima de la leche.
  2. En el bol de la amasadora pondremos la harina, el azúcar, los huevos, el aceite, la sal y el agua. Mezclaremos para integrar y añadiremos la leche con levadura. Amasaremos hasta conseguir una masa que se despegue de las paredes del bol.
  3. Pasaremos la masa a nuestra mesa de trabajo y con las manos aceitadas, amasaremos otro poquito para conseguir una masa lisa y sedosa. Boleamos y volvemos a colocarla en el bol de la amasadora. Lo cubrimos con papel film y dejamos que doble o triplique su volumen.
  4. Cuando haya levado lo suficiente, la volvemos a pasar a nuestra mesa de trabajo, la desgaseamos, la dejamos reposar unos minutos y le damos una forma cilíndrica. Iremos cortando porciones de unos 50 grs que bolearemos y dejaremos reposar unos 10 minutos para conseguir elasticidad. 
  5. Pasado este tiempo, vamos cogiendo las porciones, las estiramos con la ayuda de nuestras manos dándoles una forma rectangular y las vamos enrollando como si fueran canutillos.
  6. Depositamos nuestros canutillos en una bandeja para horno forrada con papel vegetal y dejamos que leven hasta doblar su volumen en un lugar cálido alejado de las corrientes de aire.
  7. Precalentamos el horno a 170º y hornamos nuestras piezas hasta que cojan un color doradito. Sacamos, reservamos y dejamos enfriar encima de una rejilla.
  8. Mientras se enfrían, vamos preparando el glaseado de azúcar. En un bol pondremos el azúcar glas junto con el agua y removeremos hasta conseguir una glasa densa.
  9. Con la ayuda de un pincel, pintaremos nuestros bollos por encima con la glasa y ya los tendremos listos para degustar. Si os apetecen más glaseados ... ¡dadle otra capa!.
Una merienda o porque no, un desayuno de lo más apetitoso
¡No podréis probar sólo uno!



  















*   

No hay comentarios:

Publicar un comentario